Las palabras existen

Todavía recuerdo el momento en que me di cuenta de que las palabras existen. Dicho así suena extraño, no me toméis por loca. Me refiero a ese instante en el que eres consciente de que somos lenguaje, de que todo lo que hemos construido (y también destruido) es lenguaje. Y todo ello se lo debemos a las palabras, a cada una de las letras que conforman nuestro limitado pero complejo abecedario. Las letras existen y una vez que las posees te permiten expresarte con un mar de posibles combinaciones para dar a conocer una idea. Te percatas de que no hay límites cuando escribes, de que dispones de un vocabulario con una ingente cantidad de palabras que desconoces; que puedes utilizarlas para no decir nada con un montón de ellas o decir mucho con solo unas pocas. Sin duda, las palabras consiguen llevarnos a lugares espléndidos cuando los crean y consiguen transformarnos para acceder a realidades que jamás imaginábamos. Lugares idílicos que solo ellas logran levantar pero también derruir… todo aquello físico y tangible que hemos construido durante años las palabras lo pueden destruir en cuestión de segundos.

Desde ese momento pude comprobar que tenía en mis manos, en mis letras, el poder de construir y destruir, de herir y de curar, de transmitir, de liberar, de manipular, de cautivar. Y que, una vez dominadas, podía crear momentos hermosos como inquietantes en mi memoria y en la de muchos, reconciliar o enfrentar problemas, iluminar o ensombrecer momentos, dar vida o dar muerte. Bien lo sabía el líder del III Reich, Adolf Hitler. Él era consciente de que con las palabras apropiadas dominaría el mundo y que imponiendo sus ideas conseguiría que todos estuvieran a su merced. Y casi lo consiguió.

Cuando tuve dicha revelación, se apoderó de mí una incontenible motivación de escribir y de leer textos con mayor constancia. Fue entonces, cuando me di cuenta de que si sabes usar las palabras lo tienes todo. Te dispones frente al teclado o coges papel y lápiz y te decides a crear esa realidad o idea que solo tú te ves capaz de expresar. Quizá no la mejor ni la única, pero que sea tuya es lo primordial. Añades, completas, eliges, unes, cortas, cambias, copias, transformas, creas un texto, tu texto. Tal vez, no la mayor obra de tu vida pero crece una satisfacción dentro de ti. Has plasmado un concepto, y eso es lo realmente admirable.

tumblr_nu3koy0k4i1qlx4mjo1_500

Esto que voy a decir puede que también suene raro pero os lo voy a confesar. A veces, me encantaría hacerles el amor a algunos textos que leo y que me acompañen cuando más lo necesito, leerlos para que me consuelen o animen, que ellos se sientan halagados por la admiración que les tengo: mimarlos, acariciar sus aterciopeladas palabras y arrullar sus ideas.

Adoro los textos seductores, que poseen una labia arrolladora desde su comienzo hasta su desenlace y que conforme su lectura incrementa su intensidad paulatinamente.

Adoro esos textos lujuriosos, ardientes de conocerlo todo cuando lo que necesito es que me follen el cerebro como pocos saben.

Adoro los textos melodiosos que componen una obertura exquisita para cualquiera que los escuche.

Adoro esos textos que dicen grandes verdades, que me hacen indagar y conocerme mejor a mí misma.

¡Ay! Cuanta falta nos hace darnos cuenta del poder que tienen las palabras sobre nosotros. Poseedoras de una energía creadora y transformante, que moldean nuestra vida y la de los que nos rodean. Pocas palabras bastan para alegrar y motivar a alguien o por el contrario llevarlo al desaliento y la desesperación. Por esa razón me gusta tanto la siguiente cita: ‘‘Eres dueño de lo que callas y esclavo de lo que dices’’ porque quieras o no, las palabras que leas, escribas o digas, marcarán tu vida y la de los tuyos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s