Pequeña Talía

15896207_10211740245004578_6006981011507349905_o

Pequeña Talía, te miro en esta foto y se me encoge el corazón al ver lo mucho que has cambiado; que hemos cambiado las dos. Hoy es día de reyes, un día especial para ti y para mí…

Debajo del árbol te esperan muchos regalos de todos los tamaños y colores que desean ser abiertos por ti. Podrás intuir que dentro de ellos están todos esos juguetes que tanto anhelabas y que tanta felicidad te brindarán. Te dejarás sorprender por lo que esconden y te pasarás horas jugando con ellos sin parar. Pero, en esta ocasión especial, he venido a recordarte que esos regalos no son tan importantes como tú crees; y que existen cosas con mucho más valor que más adelante tendrás que afrontar, mantener y valorar. Y todo ello te lo digo solo porque te quiero, pequeña mía.

Ámate a ti misma, siéntete la niña más bonita del mundo. Sé cariñosa y dulce, con ese candor y falta de malicia que tan única te hace. Nunca serás la más popular de la clase, tampoco les gustarás a todos los chicos y ni siquiera tendrás muchas amigas. Pero siempre sabrás hacer reír a la gente en momentos difíciles y serás generosa con todos los que te rodean. Nunca sientas vergüenza de hacer una estupidez para que alguien se sienta mejor. Nunca necesites una razón para ayudar a los demás, hazlo por voluntad propia porque te aseguro que haciéndolo sentirás una grata satisfacción. Estate orgullosa de ser cómo eres.

No sufras por perder a compañeros que creíste amigos, que no te importe lo que digan de ti. No necesitas una mejor amiga. Ten muchas amigas, pero que ninguna sea la mejor. Ya que al final, cada una de ellas tendrá algo bueno, algo de lo que podrás aprender. Lo que no tenga una lo tendrá la otra, pero eso no significará que una sea mejor que la otra. Cada una te hará sentir diferente, de alguna manera cada una de ellas sabrá aportarte su granito de arena para hacerte sentir completa, querida y especial. Cada amiga te contará sus secretillos y te verá de una manera distinta. Te harán descubrir distintas facetas de ti misma. Ninguna de ellas será ‘‘la mejor”, cada una será la mejor a su manera y eso pequeña mía, con el tiempo te darás cuenta que no tiene precio.

Tali, no te separes nunca de tu querida familia. Son y serán la base de tu existencia porque con los años verás que ellos son los que te querrán pase lo que pase, seas como seas. Disfruta de su compañía y de todas las veces que tengas la oportunidad de viajar a Perú. Besa a tu abuelo en la mejilla, come toda la sopa de la abuela, chapotea en la piscina con tus hermanos, baila salsa alocadamente con tus primas y sopla con todas tus fuerzas esas velas de todos los cumpleaños que podrás celebrar allí.

Mi dulce pequeña… no dejes de hacer lo que te gusta, escribe cada día aunque sea un poco. Sigue con ese poemario que tan feliz te hace escribir. Recuerda recoger toda esa información que lees de los libros coloridos de la estantería alta. No pares de leer y de viajar a esos mundos mágicos que brinda tu inocente imaginación. Hazlo porque un día serás la ‘‘escritora de la clase’’. Pero sobre todo, será una de tus grandes pasiones.

Preciosa, sonríe. Sonríe frescamente como tú bien sabes hacer, que se te marquen esos hoyuelos que tanto le gustan a mamá y a mi. Ríe, ríe sin parar todos los días que vengan. Porque habrá ocasiones en que no habrá regalos y que la desilusión te visitará. Y te preguntarás: ¿dónde quedó todo eso? ¿Por qué todo cambió tan rápido y tan de golpe? Pero sabrás cómo afrontarlo, mi niña. Estoy segura. Yo estaré acompañándote.

Solo quiero pedirte una única cosa y quiero que me lo prometas, pequeña Talía. Nunca dejes de ser una niña, que te guste serlo y sigue siéndolo el resto que te quede de vida. Juega, salta, baila, canta, pinta. VUELA. Sé feliz en todos estos años que nos separan. Sé fiel a ti misma,  di ‘‘Te quiero’’ a quien de verdad te quiere y haz todo de corazón cuando sientas verdaderamente que debes hacerlo. Estoy convencida que la vida misma te compensará por tus buenas acciones.

Pequeña Talía, soy feliz porque tú también lo eres y lo serás. Haz de mi la mujer que soy ahora, porque yo sé que aún tú vives en mí y yo en ti. Eso nadie lo cambiará. Sé feliz porque el tiempo no espera, pero yo aquí te espero para darte un fuerte abrazo. Te quiero, te quiero, te quiero muchísimo Tali.

15874768_10211740241044479_3389716887342537919_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s